Consejos conservación y mantenimiento del parquet de madera:

  • ​El parquet debe estar siempre libre de polvo, una vez que este se pega en el suelo forma costras oscuras difíciles de retirar. Límpialo con un aspirador con escobillas especiales que no rayen. De este modo se recogen las partículas de suciedad sin arrastrarlas, evitando el efecto lija.
  • Coloca un felpudo de coco antes de la puerta para que retenga todo rastro de arena o que pueda dañar el suelo. Suelas limpias: los restos de arena y barro que pueden acumularse en la suela de los zapatos son factores susceptibles de rayar el suelo.
  • El sol daña este tipo de suelos ya que produce cambios de color, así que asegúrate evitar que reciba sol directo. Baja las persianas o corre las cortinas en las horas de mayor intensidad lumínica.
  • Los muebles también pueden provocar marcas, protege las patas de mesas, sillas y muebles con trozos de fieltro adhesivo, para que se deslicen. Evitar caminar con tacones muy finos sobre el parquet.
  • El agua y la humedad son los principales enemigos de estos suelos. Si se derrama líquido sobre el pavimento, sécalo inmediatamente ya que puede penetrar y abombar y pudrir la madera. Utilizar humedecedores ambientales en los períodos de ambiente seco (mantener humedad entre el 35% y el 65%) y ventilar y usar la calefacción en períodos húmedos. En caso contrario, la madera puede modificar sus dimensiones y produciría que las juntas se abran o se contraigan produciendo la típica situación de que "el parquet se mueve".
  • Limpieza: el empleo de agua sola es, para muchos expertos, la mejor solución para un buen mantenimiento. Ahora bien, nunca debe empaparse el suelo con abundante agua. Si quieres retirar una mancha del parquet hazlo con un paño ligeramente húmedo y sin productos químicos.
  • Empleo de productos especiales para parquets: gracias al empleo de estos líquidos sobre un trapo o una mopa, se consigue una limpieza óptima sin dañar el suelo y conservando, en la mayor medida posible, la capa protectora del mismo. NUNCA emplear ni vinagre ni disolventes ni otros productos agresivos!
  • Deterioro y desgaste: una vez observe que el estado de su parquet se ha deteriorado, le recomendamos acuda a un profesional de confianza como nosotros para pulirlo, restaurarlo y barnizarlo. De esta forma su parquet recuperará su estado original por otro largo período de tiempo.

Guía imprescindible para escoger un parquet de madera:

  1. Tipo de madera-especie: la madera que más se utiliza para parquet es el roble por tener una alta dureza, por su mayor estabilidad a las contracciones y dilataciones y por su aspecto acabado. Otras alternativas más comunes: haya, nogal, jatoba, merbau, sucupira…
  2. Cantidad de nudos: desde un parquet totalmente limpio de nudos y plano hasta lo más rústico e irregular hay un abanico que hay que acotar y tener muy claro (Selecto/Fino/Natural/Rural/Rústico).
  3. Formato-dimensiones de la lama: el ancho estándar es 18cm y el largo estándar 2metros. A partir de aquí según gustos del cliente de acuerdo al precio y diseño/aspecto.
  4. Tonalidad-color: partiendo de los colores naturales sin modificar de cada madera, se pueden dar muchos colores de acabado e incluso modificar el color de la pátina de fondo entre las vetas.
  5. Acabado: es muy importante tener claro si se quiere acabado al aceite natural (poro abierto), aceite duro (poro cerrado), barniz al agua/poliuretano (poro cerrado) acabado satinado, mate, brillo...
  6. Textura: el tacto final del parquet es muy importante porque puede estar más o menos cepillado con profundidad e incluso puede tener efectos sierra, envejecido, golpeado…
  7. Formato-composición de la tabla: los tipos de biselado, la composición de las capas (macizo, bicapa, tricapa) y el tipo de anclaje entre tablas (machihembrado o click).
  8. Tipo de instalación: flotante sobre foam o encolado a suelo.

¿Qué significa en un pavimento laminado resistencia al desgaste AC4, clase 32 ó IC2?

  1. La dureza y resistencia de un pavimento laminado se mide a través de un test de abrasión sobre la superficie por desgaste al uso. Esta es la resistencia al desgaste/abrasión según la norma EN13329:
  • AC1 ≥ 900 revoluciones • AC2 ≥ 1.500 revoluciones • AC3 ≥ 2.000 revoluciones • AC4 ≥ 4.000 revoluciones (mínimo aconsejable) • AC5 ≥ 6.000 revoluciones • AC6 ≥ 8.500 revoluciones
  1. La calidad de un pavimento laminado se mide según las siguientes clasificaciones:
  • Clase 21 - Uso doméstico moderado / Clase 22 - Uso doméstico general / Clase 23 - Uso doméstico intenso.
  • Clase 31 - Uso doméstico intensivo - comercial moderado / Clase 32 - Uso doméstico intensivo - comercial normal. (mínimo aconsejable) / Clase 33 - Uso doméstico intensivo - comercial intensivo / Clase 34 - Uso doméstico intensivo - industrial moderado.
  1. La resistencia al impacto se mide por la escala IC, cuánto más denso sea el tablero, mejor. Existen tres clasificaciones IC1, IC2 y IC3. Lo aconsejable es que sea mínimo IC2.
Como conclusión, es más importante escoger bien el tipo de clasificación antes que la resistencia al desgaste. Es preferible, por ejemplo, un AC3 de clase 32 y IC2, que un AC5 de clase 31 y IC3.

Llamar

E-mail

Cómo llegar